“Es un Giro con un recorrido equilibrado, con la novedad de una contra reloj llana de 55 kilómetros que hacía mucho tiempo que no ponían”, dijo hoy Alberto Contador tras conocer el trazado de la próxima edición de la gran ronda italiana,  en cuya presentación desempeñó un papel especial junto al último ganador, Hesjedal, el británico Cavendish y el italiano Nibali, con los que elaboró un plato ‘ciclista’ instruidos por un chef local.

 

“De nuevo, el Giro se caracteriza por la dureza en la última semana, con varios finales en alto muy exigentes”, dijo Contador.  “También habrá una contra reloj por equipos y una cronoescalada de 20 kilómetros que hará muchas diferencias”.  En resumen, un recorrido que le gusta al líder del Saxo Bank-Tinkoff Bank. “Es un Giro que se puede adaptar bastante bien a mí, pero todavía no sabemos el calendario. En unas semanas empezaremos a estudiar la programación de la próxima temporada. Esperaré a la presentación de las otras ‘grandes’ para ver sus recorridos y en función de eso decidir”.

 

Alberto regresó hoy a Madrid después de hacer un “balance buenísimo” de su última semana italiana, con la victoria en Milán-Turín y una buena actuación en Lombardía. “Estas carreras me han dado mucha confianza. Hice un gran Mundial, aunque los recorridos no me daban muchas opciones y, luego, conseguí la victoria en Milán-Turín, la primera carrera de un día que gano,    y en el Giro de Lombardía también tuve muy buenas sensaciones, coronando el último puerto junto a Henao y a unos pocos segundos  de Joaquim. Luego nos cogió un grupo por detrás, pero me encontré bastante bien”.

 

Estas serán sus últimas apariciones del año, pues ahora se tomará unas vacaciones. “Lombardía ha sido la última carrera del año. Ha sido una temporada con no demasiados días de competición, pero muy concentrados, y con muchos días de entrenamientos durísimos. Ha sido un año de desgaste brutal, físico y psicológico”, resumió Alberto.

 

Pero también ha sido “un año inmejorable”, dijo. “Estoy muy, muy contento. Debuté en el Eneco Tour, en una carrera se puede decir que ‘anti Alberto’, totalmente llana, y en la que conseguí terminar cuarto, muy contento. En la Vuelta logré el resultado por el que tanto había luchado, en una carrera muy bonita, que hacía muchos años que no se veía y que será buena para todos. Y luego, el Mundial fue normal, aunque tuve buenas sensaciones y pude ser protagonista. Finalmente, no puedo pedir más tras esta semana en Italia y después de haber pasado tantos meses sin competir”.

 

Por eso, ahora, comenzará sus vacaciones. “A partir de mañana toca descansar y desconectar un poco de la bici, porque necesito dar descanso al cuerpo y a la cabeza. Hasta la próxima concentración del equipo, que será a mediados de noviembre en Gran Canaria, no volveré a tocar la bicicleta”.

 

 

“Is a Giro with a balanced parcours, with the novelty of a flat time trial of 55 kilometers long that it was a long time they don’t have”, said Alberto Contador after knowing the route of the next edition of the big Italian tour, during whose presentation played a special role together with the ultimate winner, Hesjedal, the British Cavendish and the Italian Nibali with whom prepared a dish ‘cyclist’ taught by a local chef.

 

“Again, the Giro is characterized by hardness in the last week, with several up hill and very demanding finishes”, said Contador. “There will be a team time trial and a 20-kilometer climbing TT that will make much differences”. In short, a route that likes the leader of Saxo Bank-Tinkoff Bank. “It’s a route that can adapt pretty well to me, but I still don’t know the program. In a few weeks we will begin to study the program for the next season. I’ll wait for the presentation of the other big tours for knowing their routes and decide based on that”.

 

Alberto returned to Madrid today after doing a “fantastic balance” of his Italian last week, with the victory in Milano-Torino and a good performance in Lombardy. “These races have given me a lot of confidence. I made a great World Championships, but the routes not gave me many options, and then I got the win in Milano-Torino, the first race of a day I won, and in the Tour of Lombardy also I had good feeling, crowning the last port with Henao at a few seconds of Joaquim. Then a group catch us from behind, but I felt pretty well”.

 

These will be his last appearances of the year, now he will start a vacation. “Lombardy was the last race of the year. It was a season with not too many days of competition, but very concentrated, and with many days of grueling workouts. It has been a year of attrition brutal, physical and psychological”, summed Alberto.

 

But it has also been “an unbeatable year”, he said. “I’m very, very happy. I debuted in the Eneco Tour, a race that can be called ‘anti Alberto’, completely flat, but I finished fourth and very happy. In the Vuelta I got the result for which I had fought, in a beautiful race, not seen in many years and that has to be good for everyone. And then, the Worlds were normal, but I had good sensations and could be protagonist. Finally, I cannot ask for more after this week in Italy and after having spent so many months without competing”.

 

So now, he will start his holidays. “From tomorrow it’s time to rest and to disconnect a little of the bike, because I need to rest the body and the head. Until next team training camp, which will be in mid-November in Gran Canaria, I will not touch the bike”.

 

(Automatic translation. Forgive inaccuracies).