Alberto Contador correrá mañana en Plasencia la quinta edición de su Marcha Cicloturista. Para el líder del Tinkoff-Saxo esta será su última aparición en España antes de tomar la salida del Giro de Italia, prevista el día 9 de mayo en San Remo.

wx2S0A1343La salida de la V Marcha Alberto Contador tendrá lugar a las 8:30 horas de la mañana en el Parque de los Pinos de Plasencia, lugar en el que también está prevista la llegada de los participantes. Durante la prueba habrá cuatro puntos de avituallamiento a lo largo del recorrido y, tras la llegada, se ofrecerá, como ya es tradicional, una paella a todos los participantes, así como sorteos de artículos de ciclismo ofrecidos por Specialized, RH, Etixx y Sportlast, entre otros.

Después de celebrar sus primeras tres ediciones en Pinto, la Marcha Alberto Contador inició un periplo por la geografía española que en 2014 la llevó a Cantabria y este año a Extremadura, donde se ha diseñado un trazado muy exigente, con salida y llegada en Plasencia, y que recorrerá paisajes espectaculares como el Parque Nacional de Monfragüe o el Valle del Jerte.

Además del Gobierno de Extremadura y el Ayuntamiento de Plasencia, repite un año más como patrocinador principal el fabricante de bicicletas y componentes Specialized, sponsor personal de Alberto Contador. RH, Sportlast y Etixx, sponsors de los equipos ciclistas de la Fundación Contador, también se encuentran entre los patrocinadores destacados junto a Citroën, que será el proveedor de los vehículos de asistencia de la prueba. Sportful, proveedor oficial de los equipos Tinkoff-Saxo y de la Fundación Alberto Contador, ha fabricado el maillot oficial de esta edición, disponible para todos los participantes que lo soliciten. Es de destacar también la presencia de Cristian Lay, una marca extremeña que ha estado vinculada a la Marcha de Alberto Contador en todas sus ediciones.

ENTREVISTA

Alberto Contador, a una semana del comienzo del Giro de Italia

“Estoy muy contento con el equipo que tendré en el Giro”

Alberto Contador ultimará su preparación para tomar la salida en el Giro de Italia en la V Marcha Alberto Contador, que se celebra el día 2 de mayo en Plasencia (España). Después de tres semanas de entrenamientos en el Teide (Canarias), el líder del Tinkoff-Saxo está listo para iniciar la primera parte de su doble desafío, intentar el doblete Giro-Tour en una misma temporada.

¿Cómo te encuentras a una semana del comienzo del Giro?

A día de hoy estoy en un momento de recuperación y asimilación, porque he hecho un bloque grandísimo de trabajo en estas tres últimas semanas en el Teide, incluso con más metros de desnivel vertical acumulados que los que tendré en el Giro. Tengo confianza en el trabajo hecho y estaré en óptimas condiciones.

¿Qué tal ha sido esta concentración en el Teide?

Ha sido un training camp muy bueno, con un gran ambiente de trabajo entre todos los compañeros de equipo. Hemos hecho entrenamientos durísimos, de más de 5.000 metros de desnivel acumulado y más de 200 kilómetros, tocando todos los niveles de intensidad. Al mismo tiempo, aquí hemos tenido la calma y la tranquilidad que se necesitan para dedicarnos únicamente a entrenar y descansar. Y también hemos dado la última vuelta de tuerca a la alimentación, porque cada año es más difícil llegar al peso óptimo y hay que hacer sacrificios increíbles para estar en las mejores condiciones.

¿Han salido los planes como esperabas en esta primera parte de la temporada?

Sí, más o menos, al margen de los resultados, con días en los que he estado delante y otros en los que no tanto. Pero mi nivel de forma ha sido el que había planeado este año, con uno o dos puntos por debajo al de otras temporadas, siempre pensando en que iba a hacer Giro y Tour. Sabía que las primeras carreras del año, aparte de competir por ellas como siempre, eran para construir una base sólida de entrenamiento y para coger el ritmo que entrenando no se puede conseguir.

¿Llegas al Giro como querías, llegas a tope de forma o todavía te queda recorrido?

Llego bastante bien de forma y estoy contento con eso. Es verdad que hay que esperar a ver la carrera y que no estoy al mismo nivel que al principio del Tour del año pasado, sino un poco más bajo, pero hay que tener en cuenta que si estuviera así sería complicado mantenerme en buena forma hasta el Tour. En todo caso, hay que esperar a la carrera para ver cómo estoy en relación a los rivales.

Has corrido dos Giros y siempre has acabado en lo más alto del podio, ¿cómo es este recorrido comparado con los otros dos?

De éste destacaría, si se analiza en detalle, que es diferente a los otros en que no tiene finales en puertos de montaña muy, muy duros. Son más bien puertos tendidos, al 5%, 6% o 7% como máximo. Así son los finales de la quinta etapa (Abetone), la octava (Campitello Matese), la decimoquinta (Madonna di Campiglio) y la decimonovena (Cervinia). Quizás, los puertos más exigentes están este año en etapas en las que la meta está después de la bajada o cuando todavía queda otro puerto más que subir, como en el caso de la Finestre, el día de Sestriere, o del Mortirolo el día de la llegada a Aprica. Creo que hasta la crono larga, en la etapa decimocuarta, las diferencias se marcarán básicamente gracias a las bonificaciones en los finales en alto, porque no son puertos muy duros, abiertos y, si hace viento, propiciarán la llegada en grupo de los favoritos.

¿Qué destacas de este recorrido, es un Giro que te gusta?

Destaco quizás la última semana, en la que los puertos más duros, con una gran pendiente, pueden propiciar un bonito espectáculo, con posibles ataques desde lejos. Este año, sin embargo, echo de menos un final en cumbres como la Marmolada o el Zoncolan.

¿Cuál es la etapa más dura?

Seguramente será la del Mortirolo, con las subidas sucesivas a Campo Carlo Magno, Tonale, Aprica, Mortirolo y otra vez Aprica para acabar. Y no sólo por esos puertos, sino también por el momento de la carrera en la que está situada, a cinco días del final.

¿Qué te parece la contra reloj de 60 kilómetros, qué puede suceder?

Fui a verla después de la Volta a Catalunya, aprovechando que no está demasiado lejos de mi casa, en Lugano. Es un recorrido más llano de lo que pensaba. Los repechos finales son incluso de subir acoplado en la bici. Me hubiera gustado que fueran más duros, que es donde realmente saco diferencias, pero tampoco me disgusta. En este training camp hemos hecho esfuerzos de más de una hora simulando esa crono y tengo confianza en mis posibilidades.

¿Quienes serán tus rivales en este Giro, cuáles son los más peligrosos?

Los rivales más fuertes son los que aparecen en todas las apuestas. Hay que destacar la gran temporada de Richie Porte, que ha estado fortísimo desde el primer momento. Será un rival difícil de batir, lo mismo que Rigoberto Urán, que ya sabe lo que es estar muy cerca de ganar un Giro, sobre todo este año, con un recorrido que le viene mejor que el de 2014, en el que fue segundo, con esa contra reloj larga. También hay que destacar a Fabio Aru, que ya ha sido tercero en el Giro y quinto en la Vuelta. Si mejora simplemente un poco más, estará luchando por la victoria. Pero también hay que tener en cuenta que en el Giro siempre aparecen corredores que dan la sorpresa. De los tres grandes tours, el Giro es el más abierto, debido al rendimiento que ofrecen corredores con los que no se contaba en la salida. Y, en todo caso, será una carrera muy difícil para conseguir la victoria y que exigirá el máximo esfuerzo.

¿Cómo será el Tinkoff-Saxo del Giro, estás contento con el equipo que tendrás a tu disposición?

Estoy muy, muy contento con los compañeros que tendré en el Giro. Están todos muy motivados y todos han hecho lo imposible para ganarse una plaza en este equipo. Los pilares básicos para la montaña serán Basso, Kreuziger y Rogers. Sólo con decir sus nombres ya nos podemos hacer una idea de su gran calidad y de la enorme experiencia que tienen. Mi confianza es máxima.

Antes de viajar a Italia, participarás en la V Marcha Alberto Contador. ¿Qué significa esta cita para ti, será una buena puesta a punto final?

Va a ser un día realmente importante para mí. En esta jornada siempre se va rápido y este año está situada en un momento perfecto para hacer un buen trabajo. Además, me hace especial ilusión porque este año se corre en Extremadura, la tierra de mis padres y de toda mi familia. Será un momento muy especial para disfrutar con todos los aficionados que me encontraré allí. Además, el recorrido es exigente y será una buena puesta a punto para darle velocidad a las piernas antes de hacer las maletas para viajar a San Remo.