Alberto Contador tuvo que tomar hoy la decisión de terminar la temporada 2014 antes de lo previsto a causa del nuevo golpe en la rodilla derecha (la misma que se lesionó en el Tour de Francia) que sufrió ayer durante el Giro de Lombardía. “Acabar así el año es algo que no me gusta, porque tenía una programación y la he tenido que interrumpir otra vez”, dijo el líder del Tinkoff-Saxo.

“El Tour de Beijing no es de las pruebas más importantes del calendario, lo que más me preocupa ahora es la rodilla. Por eso quiero parar y asegurarme de que está en buenas condiciones para empezar el año que viene con plenas garantías”, explicó Contador.

A pesar de este nuevo revés, Alberto Contador dijo que termina la temporada con buenas sensaciones. “El cómputo global ha sido realmente bueno, salvo por el Tour de Francia, que no terminó como me hubiera gustado. En el resto del año el 2014 he estado muy regular y por eso estoy contento, aunque tengo que decir que ha sido posible gracias a que he trabajado muchísimo. 2014 ha sido una de las temporadas más exigentes de mi carrera profesional, pero también ha dado sus frutos”.

BzRn_PpIgAA-cT_En los próximos días, Alberto Contador se someterá a diversas pruebas médicas para estudiar con todo detalle el estado de su rodilla derecha y sólo tras conocer los resultados comenzará a planificar la temporada 2015, en la que el Giro de Italia se mantiene como su primer gran objetivo.

Precisamente por ello, mantuvo su compromiso de asistir a la presentación del recorrido del Giro 2015, “a pesar de que lo mejor hubiera sido quedarme en el sofá de casa descansando, pero para mí era importante estar aquí, porque es una carrera que me motiva y me gusta mucho”, dijo Alberto”.

Sobre el recorrido de la próxima edición, Contador destacó que es un Giro “diferente a los que he corrido antes, con una crono que hacía tiempo que no se veía, un poco atípica en el Giro. Los siete finales en alto marcarán la carrera. No hay tantos puertos con rampas imposibles, aunque quedan algunos importantes, entre otros, el Mortirolo. Es un Giro bastante compensado, tal vez algo menos duro que en otras ocasiones”.

Más que decir que la carrera se adapta a él o al contrario, Alberto dijo que en una prueba de tres semanas, “los que se tienen que adaptar al recorrido somos los corredores. Si hubiera podido elegir no hubiera puesto una crono como la que hay, pero no puedo hacer otra cosa que prepararme al máximo e intentar hacerlo lo mejor que pueda”.

Por último, Alberto Contador dijo que para volver al Giro ha sido una motivación especial “el cariño del público italiano, que me estaba pidiendo volver a su carrera desde el 2011, como pude comprobar por última vez ayer, en el Giro de Lombardía. Eso y plantearme un reto nuevo en mi carrera, como es preparar desde el primer día de la temporada el doblete Giro-Tour. Sé que es algo realmente difícil, pero quiero intentarlo”.