Josu Garai

 

 

Sin apenas darse cuenta, Alberto Contador ya está agotando sus vacaciones. Entre la asistencia a las presentaciones del Giro y del Tour, además de a algunos actos de sus patrocinadores, el mes de octubre ha volado. Por eso, antes de concentrarse con el Saxo Bank-Tinkoff Bank, a partir del 12 de noviembre, disfruta de unos días de vacaciones en Canarias.

 

PREGUNTA. Ha pasado ya un mes desde su última competición. ¿Qué ha hecho desde entonces?

 

R. Básicamente, descansar y desconectar, porque ha sido una temporada muy exigente, más incluso que cualquier otra. Sobre todo psicológicamente ha sido bastante dura, porque he estado mucho tiempo fuera de casa, concentrado y preparando los objetivos.

P. ¿Ha conseguido cargar las baterías?

 

R. No todo lo que me gustaría, porque por medio siempre hay compromisos ineludibles, pero estoy intentado aprovechar estos días al máximo porque dentro de poco el equipo se concentrará en Gran Canaria, y además por espacio de dos semanas, y ése será el punto de partida de la próxima temporada.

P. Antes de hablar de 2013, hagamos balance de esta campaña, que por culpa de la sanción del TAS se ha reducido a dos meses.

 

R. A tres, porque en enero ya estuve compitiendo en el Tour de San Luis, en Argentina. No he competido mucho, es verdad, pero he trabajado muchísimo para volver a buen nivel. Por miedo a no tener el ritmo necesario, igual hasta he trabajado más que ningún otro año.

P. Ha ganado tres carreras: la etapa de Fuente Dé, la general de la Vuelta a España y la Milán-Turín. ¿Da por buena la temporada?

 

R. Sí, estoy muy contento con los resultados. En mis circunstancias, es para estarlo. Además, por fin he ganado una clásica.

P. Después de esa victoria, ¿no se convertirá en un clasicómano, no?

 

R. Me hizo mucha ilusión ganar la Milán-Turín y las clásicas me atraen mucho, pero mi virtud principal es la recuperación y no es esta característica la que más influye en las carreras de un día, por lo que hay otros mejores que yo en ese tipo de carreras. Prefiero seguir centrándome en las vueltas y las clasificaciones generales.

P. ¿Usted ganó la Vuelta a España o fue ‘Purito’ el que la perdió?

 

R. Hombre, creo que la gané yo, ¿no? Cuando ataqué camino de Fuente Dé, me arriesgué mucho: podía salir bien y ganar, pero también podía perderlo todo. Me la jugué.

P. Ha sido un buen año, pero ¿podía haber sido mejor?

 

R. Siempre puede ser mejor, pero no me puedo quejar. El Campeonato del Mundo de contrarreloj, por ejemplo, podía haberme salido mejor, pero del de fondo salí muy contento con el trabajo realizado para la selección. En el Giro de Lombardía también me encontré bastante bien y podía haber sido segundo o tercero, tras ‘Purito’, pero acabé satisfecho.

P. ¿Qué le pasó en la contrarreloj del Mundial?

 

R. Nada. Mi noveno puesto fue más sorpresa para vosotros que para mí, porque en este tipo de pruebas partimos todos de cero, con las fuerzas intactas, cuando mi fuerte, como decía antes, es la recuperación. Además, terminé la Vuelta bastante fatigado y por eso me costó mucho coger el ritmo. Por si fuera poco, el recorrido no fue todo lo duro que necesitaba, era más apto para los especialistas puros: Tony Martin y Phinney.

P. Pese a sus victorias, no hemos visto al mejor Contador. ¿Por qué?

 

R. Porque me han faltado días de competición. A lo largo de todo el año he intentado simular las carreras haciendo series tras coche o tras moto, pero nunca es lo mismo. En el Eneco Tour, por ejemplo, hubo etapas en las que hicimos 250 arrancadas entre rotondas, curvas, cruces y cambios de ritmo. Eso es imposible entrenarlo.

P. Dos Tours, dos Vueltas, un Giro… Oficialmente tiene cinco grandes vueltas en su palmarés. ¿Cuántas cuenta usted?

 

R. Yo cuento siete, porque todas, también las que me han quitado [el Tour 2010 y el Giro 2011], las gané de manera limpia, sin recurrir a ningún tipo de ayuda y sólo a base de sacrificio y esfuerzo. Siempre las consideraré mías.

P. ¿Qué objetivos se marca para 2013?

 

R. Ahora mismo no tengo nada decidido. Además, lo primero que necesitamos saber, antes de programar un calendario definitivo, es si el equipo va a formar o no parte del World Tour.

 

P. ¿Le preocupa no saber si formará parte del WorldTour?

 

R. No sé si estaremos o no porque no está muy claro el sistema de clasificación, pero lo que sí puedo decir es que estoy muy contento con el equipo del año que viene, porque lo que necesito es un equipo potente y con garantías para poder luchar por la victoria. Prefiero tener un equipo sin los puntos suficientes para el WorldTour, pero con garantías para ayudarme a conseguir los principales objetivos del calendario, que lo contrario. Y los sponsors también prefieren un equipo con garantías deportivas y con corredores que puedan ganar carreras que no sólo estar en el WorldTour.    

 

P. ¿No es segura su participación en el Tour?

 

R. Seguro no hay nada. Tenemos que esperar un poco, juntarnos todos y decidir qué es lo mejor para el equipo.

P. ¿No busca la revancha en Francia?

 

R. No, no pienso en ese tipo de cosas. Me gusta competir y me entreno al máximo para intentar ganar, pero no porque me mueva ningún sentimiento de revancha.

P. ¿Le gusta el recorrido del Tour 2013?

 

R. Sí, tanto para Froome como para mí es bastante bueno, porque hay montaña y contrarreloj. Froome ha estado este año un poco mejor que yo contra el crono, pero confío en mejorar. A Andy le favorece menos.

P. ¿Resultará al final Froome más peligroso que Andy?

 

R. Tanto en la Vuelta a España del año pasado, como en el Tour de este año, ha mostrado un altísimo nivel. Va muy fuerte en la montaña y consigue grandes prestaciones contrarreloj. Será un rival muy difícil, pero Andy tiene muchísima calidad y, si consigue centrarse y entrenarse con normalidad, estará delante.

P. Por cierto, mucha gente no ha entendido el apoyo que hizo a Lance Armstrong en la presentación del Tour.

 

R. Para mí ha sido una desilusión saber todo eso que ha salido, porque era el corredor en el que me fijaba cuando empecé a dedicarme a esto. También fue un ejemplo cuando sufrí el ictus cerebral, ya que él había superado un cáncer. Ahora se le ha juzgado y sancionado de manera ejemplar por todo eso, pero se necesita profundizar en esta lucha, porque con esta sanción no se solucionan todos los problemas del ciclismo.

P. ¿Ha olvidado lo mal que se lo hizo pasar en 2009, cuando coincidieron en el Astana?

 

R. Como todo el mundo sabe, no tuvimos una relación demasiado buena, porque los dos somos muy competitivos y teníamos el mismo objetivo. Pero fue una relación correcta, profesional, que a mí me hizo madurar muchísimo por la presión que tuve que aguantar. Pero todo eso ya queda atrás. 

P. ¿Ve justo que le hayan quitado los siete Tours?

 

R. Si se le ha juzgado y considerado culpable, sí, lo veo normal.

P. Según el Código de la AMA, ¿no prescriben las cosas a los ochos años?

 

R. La verdad, es un laberinto jurídico en el que me pierdo.

P. ¿Y le parece normal que los Tours de esos años queden vacantes?

 


R. Es complicado responder, pero tal y como está el ciclismo, porque es obvio que no pasamos un buen momento, quizá no había más remedio.

P. ¿No le parece injusto que los corredores actuales paguen los errores de los anteriores?

 

R. Gracias a Dios, y aunque es verdad que las consecuencias las estamos pagando los que formamos la generación de ahora, en la lucha antidopaje se ha avanzado mucho en la última década. Pero, en mi opinión, lo que necesitamos es un compromiso por parte de todos, UCI, organizadores, equipos y corredores, para tomar decisiones y, entre todos, impedir que estas cosas vuelvan a suceder. Necesitamos ir todos en la misma dirección para erradicar para siempre esta lacra y recuperar la credibilidad. 

P. ¿No tiene la sensación de que, paralelamente, se está produciendo una competición por ver quién ‘lava más blanco’?

 

R. No me he parado a pensar en eso, pero creo que todos tenemos que comprometernos en la lucha contra el dopaje. En mi generación se ha producido un cambio importante, porque hemos comprendido que no se puede hacer ciclismo con ayudas externas. Es evidente que estamos en la buena dirección, aunque el camino es largo.

P. Volvamos a su posible calendario. ¿Cambiará mucho su programa? ¿Hará uno o dos picos de forma?

 

R. Todavía no lo sé, de verdad. Pero estoy encantado del equipo que vamos a tener en 2013, porque yo necesito corredores competitivos a mi lado, pero el patrocinador también necesita saber que en todas las carreras contará con opciones. Formar parte del World Tour y no tener opciones de triunfo no sirve para casi nada. Kreuziger, Roche, Breschel, Bennati y Zaug, entre otros, saben lo que es estar delante, luchando por las victorias. Estoy muy contento con el equipo.

P. Wiggins ha elegido el Giro para 2013. El duelo con él tendrá que esperar.

 

R. Cada uno hace el calendario que más le conviene y yo me preocupo del mío. No tengo nada decidido, igual coincidimos.

P. Dicen que el Mundial de Italia, en Florencia y La Toscana, será duro, incluso muy duro. ¿Será un objetivo o se reservará para el de Ponferrada?

 

R. Dependerá de si corro o no la Vuelta a España, porque si no hago la Vuelta tampoco disputaré el Mundial de Italia. Los esfuerzos hay que medirlos y asimilarlos bien y sé que, si no corro el Mundial de La Toscana, el de Ponferrada se puede adaptar muy bien a mis características.

Josu Garai/Madrid  

 

Alberto Contador’s vacation is ending almost before it started. Thanks to the Giro and Tour presentations, plus some commitments to his sponsors, the month of October has flown by. Now, before starting training camp with the Saxo Bank-Tinkoff on November 12, he’s enjoying a few days of vacation in the Canary Islands.  

 

QUESTION. It’s been a month since your last competition. What have you done since then?  

 

A. Basically, rest and disconnect, because it’s been a very demanding season, even more than some others. More than anything, it’s been quite hard psychologically, because I’ve spent a lot of time away from home, training and preparing for my objectives. 

 

Q. Have you managed to recharge your batteries?  

 

A. Not as much as I’d like, because in the middle of everything there are always unavoidable commitments, but I’m trying to take full advantage of these days because in a little while the team will do a training camp in Gran Canaria – for two weeks, no less – and that will be the jumping-off point for next season. 

 

Q. You’ve won three races: the Fuente Dé stage, the general in the Vuelta a España, and Milano-Torino. Was it a good season?  

 

A. Yes, I’m very happy with the results. In my circumstances, I should be happy. Besides, I finally won a classic. 

 

Q. After that victory, you’re not going to switch to being a classics specialist, are you?  

 

A. I was really excited about winning Milano-Torino, and the classics are really attractive to me, but my main virtue is recovery, and that characteristic doesn’t have the most impact in one-day races, therefore there are others better than I am in that type of race. I’d rather keep focusing on stage races and general classifications. 

 

Q. Did you win the Vuelta a España, or did ‘Purito’ lose it? 

 

A. Man, I think I won, you know? I risked a lot when I attacked on the way to Fuente Dé: it could’ve gone well and I could’ve won, but also I could’ve lost everything. I took a gamble.

 

Q. It’s been a good year, but could it have been better? 

 

A. It can always be better, but I can’t complain. The World Championship time trial, for example, could’ve gone better for me, but in the road race, I was very happy with the work that the national team did. In Il Lombardia, I also felt quite good and in the end I could’ve conceivably been second or third, after Purito, but I was satisfied with the way it turned out. 

 

Q. What happened in the World’s time trial? 

 

A. Nothing. My ninth place was more of a surprise for you than it was for me, because in that type of test we all start from zero, with forces intact, when my strength, as I said before, is recovery. Besides, I finished the Vuelta quite fatigued and for that reason it was really difficult to get into rhythm. On top of everything else, the route was not really as hard as I needed, it was more suitable for the pure specialists: Tony Martin and Phinney. 

 

Q. In spite of your victories, we haven’t seen the best Contador. Why not? 

 

A. Because I was short on days of competition. Throughout the entire year I’ve tried to simulate the races, doing series behind the car or motorbike, but it’s never the same. In the Eneco Tour, for example, there were stages in which we made 250 stops and starts and changes of pace, what with roundabouts, curves, intersections. It’s impossible to train for that outside the races. 

 

Q. Two Tours, two Vueltas, a Giro… Officially, you have five grand tours in your palmares. How many do you make it? 

 

A. I make it seven, because all of them, including the ones they stripped from me (Tour 2010 and Giro 2011), I won clean, without resorting to any type of help and only on the basis of sacrifice and effort. I will always consider them mine. 

 

Q. What objectives have you targeted for 2013? 

 

A. Right now, I have nothing decided. Besides, the first thing that we need to know, before programming a set calendar, is whether or not the team is going to be a part of the WorldTour. 

 

Q. Does it worry you, not knowing if Saxo Bank-Tinkoff will make it into the WorldTour? 

 

A. I don’t know if we’ll make it in, because the classification system is not very clear, but what I can say is that I’m very happy with the team for next year because what I need is a powerful team with guarantees for being able to fight for victory. I’d rather have a team without enough WorldTour points, but with guarantees for helping me, than the other way around. 

 

Q. You can’t be sure, then, of your participation in the Tour? 

 

A. Nothing is for sure. We have to wait a bit, then get together and decide what’s best for the team.

 

Q. You’re not seeking revenge in France?  

 

A. No, I don’t think about things like that. I like to compete and I train as hard as possible to try to win, but not because I’m motivated by any feeling of revenge. 

 

Q. Do you like the route for Tour 2013? 

 

A. Yes, it’s quite good for both Froome and me, because there are mountains and time trials. Froome’s been a little better than I have in the time trials this year, but I’m confident that I can improve. It’s less favorable for Andy. 

 

Q. So does that make Froome, at the bottom line, more dangerous than Andy? 

 

A. Both in the Vuelta a España last year and in the Tour this year, he’s shown a very high level. He’s going very strong in the mountains and he did very effective time trial performances. He’ll be a very difficult rival, but Andy is a phenomenal rider and, if he keeps focusing and training as normal, he’ll be among the best. 

 

Q. To be sure, many people did not understand the support you showed Lance Armstrong at the Tour presentation. 

 

A. For me, the way this has all come to light has been a disappointment, because he was the rider who was my influence when I began to dedicate myself to this. He was also a model for me when I had the stroke, since he had overcome cancer. Now there has been a judgment and his sanction has been issued as an example for everyone, but it’s necessary to dig deep into this fight, because this sanction does not solve all of cycling’s problems.

 

Q. Have you forgotten how bad things got in 2009 when the two of you were on the Astana team together? 

 

A. As everybody knows, we didn’t have a very good relationship, because we’re both very competitive and we had the same objective. But it was a proper and professional relationship, which made me mature a great deal due to the pressure that I had to endure. But that’s all in the past now. 

 

Q. Do you think it’s fair that they’ve stripped his seven Tours? 

 

A. If he’s been judged and considered guilty, yes, I think that stripping them makes sense. 

 

Q. According to the WADA Code, hasn’t the eight-year statute of limitations expired? 

 

A. To tell the truth, it’s a legal labyrinth, and I get lost in it. 

 

Q. Does it make sense to you that his Tours won’t be reassigned? 

 

A. It’s complicated to answer that, but that’s cycling all over, because it’s obvious that we’re not going through happy times. Maybe there was no other solution. 

 

Q. Don’t you think it’s unfair that the current riders are paying for the mistakes of the past generation? 

 

A. Thank God we’ve come this far, and even though it’s true that the ones that make up the current generation are paying the consequences, the anti-doping fight has made a lot of progress in the last decade. In my opinion, what we need is a commitment on the part of everyone – the UCI, the organizers, teams and riders – for making decisions and, among us all, for preventing these things ever happening again. We all need to go in the same direction in order to eradicate this stigma for ever and recover credibility. 

 

Q. Do you have the feeling that, at the same time, this is producing a competition to see who’s the King of Clean? 

 

A. I haven’t stopped to think about that, but I think that we all have to make a commitment to the anti-doping fight. An important change has been produced in my generation, because we’ve come to understand that you can’t compete using external aids. It’s evident that we’re moving in the right direction, although the road is long. 

 

Q. Let’s go back to your possible calendar. Will you change your program much? Will you do one peak in form, or two? 

 

A. Honestly, I still don’t know. But the important thing is that we’re going to have a great team in 2013. I need competitive riders at my side, but the sponsors also need to know that they can count on us having chances to win in all the races. Being a part of the WorldTour, but not having chances to win, is practically useless. But with Kreuziger, Roche, Breschel, Bennati and Zaug, among others, that’s not going to happen, because they already know what it’s like to be fighting for victories. 

 

Q. Wiggins has chosen the Giro for 2013. The duel with him will have to wait. 

 

A. Each person does the calendar that’s best for him, and I keep my mind on my own. I haven’t decided anything. In the end, who knows, we might see each other there. 

 

Q. They say that the Worlds in Florence and Tuscany will be hard, even really hard. Is it a goal or you will reserve yourself for Ponferrada? 

 

A. It depends on whether or not I ride the Vuelta a España, because if I don’t do the Vuelta, I won’t compete at the Worlds in Italy. You have to manage the expenditure and assimilation of strength and energy, and I know that, whether I ride the Worlds in Tuscany or not, the Ponferrada edition could be a very good match for my characteristics.