El líder del Tinkoff-Saxo sufre una luxación de hombro izquierdo, tras ser arrastrado por una gran caída en los últimos 200 metros de la 6ª etapa. Con muchos meses de trabajo preparando este Giro de Italia, Alberto Contador sigue siendo optimista y seguirá evaluando la lesión antes y en la etapa de mañana.

CE-iTKaWYAA1qpA19:00, después de llegar al hotel del equipo, el líder del Tinkoff-Saxo Alberto Contador se sometió a exámenes médicos durante 30 minutos en el vehículo médico móvil de la organización de la carrera, donde tanto los rayos X y una ecografía mostraron que Contador se había dislocado el hombro izquierdo en el accidente.

A la salida de la unidad móvil, Alberto Contador explica que, junto con los responsables del equipo y los médicos se volverá a evaluar los daños antes de la 7ª etapa, pero que hará todo lo posible para tomar la salida.

«No me he roto nada, pero he sufrido una luxación del hombro izquierdo. Los médicos me han recomendado que me inmovilice el brazo izquierdo durante la tarde y la noche, mientras intento moverlo con la ayuda del otro brazo para intentar en la medida de lo posible no mover el hombro. Me centraré en esto hasta mañana antes de la etapa, donde los médicos van a volver a poner un vendaje para la carrera «, dice Alberto Contador y agrega:

«Voy a tratar de empezar mañana, ya que he trabajado muy duro para llegar a este Giro. Voy a tratar de continuar hasta el último momento. Soy optimista sobre el futuro, pero tenemos que esperar hasta el comienzo de la etapa a ver qué pasa y cómo será el efecto del dolor», finaliza Alberto Contador.

En la caída, Alberto Contador también se hizo daño en la rodilla derecha, que, sin embargo, no preocupa al líder del equipo, y dirige toda su atención sobre el hombro lesionado.

Como la gran caida se produjo en el sprint final en los últimos 200 metros, Alberto Contador conservó su liderato en la general del Giro de Italia, todavía con 2 segundos a Fabio Aru.

Tinkoff-Saxo Press&Bettini Photo