Alberto Contador repitió hoy la etapa entre Pau y la cima del Tourmalet del Tour de Francia 2010, en la que se ascendieron también el Marie Blanque y el Soulor. Alberto realizó la etapa en solitario como parte de una campaña de publicidad para la firma española FLEX.

 

Tras coronar el Tourmalet, Alberto, que se encontró allí con un numeroso grupo de aficionados que le esperaban para aplaudirle, dijo que había sido “un día duro y muy largo, porque al final hemos salido un poco tarde (a las 12 del mediodía) y hacer una etapa como esta en solitario se hace bastante larga”.

Alberto destacó que durante las más de seis horas de pedaleo tuvo “muy buenos recuerdos cuando pasaba por cada lugar. Me ha gustado mucho la experiencia y además hemos tenido suerte con el tiempo”.

 

En concreto, Alberto dijo que recordó “los ataques que nos hicimos en el Tourmalet Andy Schleck. La idea que  tuvo FLEX me ha dejado muy buen sabor de boca”.

 

Contador dijo que se sintió muy bien a lo largo del día, “muy cómodo”, dijo, “aunque sabía que tenía que regular, porque son unos puertos muy exigentes”, en especial porque “sólo llevo dos semanas desde que he empezado la preparación para la Vuelta a España. Pero soy un corredor que no pierde mucho la forma y aunque han salido 4.600 metros de desnivel, he podido ir bastante bien”.

 

De los tres puertos que ha subido hoy, Alberto señala, por supuesto, “el Tourmalet, porque al ser el último y por su kilometraje se hace más duro, pero es también en el que más se disfruta, aunque el Marie Blanque también se deja notar”.

Today Alberto Contador re-encountered the 2010 Tour de France stage from Pau to the summit of the Tourmalet, where, in addition to the Tourmalet, he also climbed the Marie Blanque and the Soulor. Alberto rode the stage alone as part of a publicity campaign for the Spanish company FLEX.
 
After topping the Tourmalet, Alberto – who arrived to the applause of a large group of fans – said that it had been “a very long, hard day, because we ended up leaving a little late (at noon), and doing a stage like this gets pretty long when you do it solo.”
 
Alberto emphasized that, during the 6+ hours of pedaling, he had “very good memories when I passed each place. I really liked the experience, plus we had good luck with the weather.”
 
Alberto said that he particularly remembered “the attacks that Andy Schleck and I did on the Tourmalet. FLEX´s idea has left me with a great feeling.”
 
Contador said that he felt very well throughout the day, “very comfortable,” he said, “even thought I knew I had to pace myself, because these are very demanding climbs,” and especially because “I only started preparing for the Vuelta a España two weeks ago. But I’m the kind of rider that doesn’t lose much form, and even though there were 4,600 vertical meters, I’ve been able to do pretty well.”
 
About the three mountains that he climbed today, Alberto indicated that, of course, “the Tourmalet is hardest, because it’s the final one and because of the number of kilometers, but it’s also the most enjoyable, even though the Marie Blanque is also noteworthy.”