wxx2S0A7706Alberto Contador ha comparecido hoy en una Rueda de Prensa previa al comienzo de la Vuelta a España en la que ha dicho que sus expectativas son muy prudentes, “después de lo que me ha pasado y lo poco que he entrenado antes de venir aquí. Desde luego no voy a buscar perder tiempo en los primeros días, sólo si algún día pierdo tiempo, será el momento de cambiar de estrategia. Este año la Vuelta tiene un nivel muy alto y muchos corredores vienen a luchar por la victoria, pero yo estoy a un nivel muydiferente al del Tour”, dijo el líder del Tinkoff-Saxo.

-¿Teme que se pueda producir una emboscada contra usted para aprovechar su falta de rodaje?
-Más que una emboscada contra mí, será la propia carrera la que puede producir situaciones complicadas. En la vuelta empiezan muy pronto los finales en alto, ya en la tercera y quinta etapas hay finales difíciles que les vienen muy bien a corredores explosivos como Valverde o Purito. Es probable que ahí no pueda estar con ellos.

-¿Si pasa los primeros diez días sin perder tiempo, sus rivales deberán empezar a preocuparse?
-No, no es cuestión de pasar los primeros diez días, sino más bien de ver cómo recupero, porque aquí el nivel es muy alto y aunque he entrenado pocos días, he intentado aprovecharlos al máximo y por eso quizás estoy un poco más cansado que otras veces. Nunca sabes cuál será la respuesta de tu cuerpo, pero si después de 10 días estoy todavía delante, será sobre todo una buena noticia para mí, porque creo que hay gente que estará más fuerte.

-¿Qué le han dicho los médicos, es aconsejable que corra la Vuelta a España?
-Es un riesgo. Lo más recomendable sería haberme quedado en casa y pensar en el año próximo, pero para mí fue muy difícil ver el Tour en la televisión porque lo había preparado muy bien y también tenía una especial ilusión en correr la Vuelta. Por eso estoy aquí. El doctor Manuel Leyes, que me ha tratado de la lesión, me recomendó hacer una última resonancia magnética antes de venir aquí, pero le dije que no tenía mucho tiempo disponible y, además, no iba a cambiar de opinión fuera cual fuese el resultado. De todas maneras espero que correr la Vuelta no tenga consecuencias y, en todo caso, las molestias son cada día menores”.

-¿La Vuelta es una reválida para ti?
-No, no es una reválida. Estoy contentísimo con la temporada que he hecho hasta el Tour. Ha sido una temporada impecable y llegué al Tour en una condición óptima. Ahora lo que quiero es disfrutar de la carrera y ver qué puedo conseguir, pero nada más.

-¿Cuál es el favorito y qué etapa puede ser la más importante?
Hay muchos corredores con opción de victoria, pero creo que si llega al cien por cien, el favorito es Froome, porque tiene un equipo muy potente y porque él es muy fuerte en la montaña y contra reloj. En cuanto a las etapas, con este formato de la Vuelta, todas las etapas son importantes. Hay algunas con varios puertos encadenados, pero en 2012 en una etapa de aparente transición cambió toda la carrera. No puedo señalar ninguna etapa especial.

-En el Tour tenías una gran preparación y un equipo muy fuerte, ¿Cómo es el equipo de la Vuelta?-Es verdad que en el Tour buscamos tener el equipo más potente posible para poder controlar la carrera en caso de tener el líder, pero en la Vuelta, aunque no tenemos corredores como Roche, Rogers o Majka, también tenemos un equipo muy potente para las etapas llanas y un grupo de escaladores que pueden hacerlo muy bien, en esta ocasión el equipo es lo que menos me preocupa, porque no me siento con la presión de tener que controlar la carrera. Creo que no estoy preparado para luchar por la victoria y en cambio hay otros que sí lo están.

-¿Cómo han sido estas seis semanas desde la caída del Tour hasta llegar a la salida de la Vuelta, cuándo pensaste que podrías correrla?

He pasado por diferentes momentos. Hasta el décimo día, cuando me quitaron por primera vez los puntos, en unawx2S0A7689 decisión un poco precipitada, y se me abrió la herida, no lo veía muy bien, porque tuve que volver a empezar desde el principio. Gracias al equipo de la Clínica CEMTRO, que me atendieron, volvieron a coser la herida y la limpiaron de la suciedad que se había quedado dentro tras la primera intervención, todo evolucionó rápidamente. El trabajo de los fisios del equipo, el uso de los aparatos de Indiba y Compex y que he intentado hacer el máximo en cuanto he tenido un poco de movilidad en la rodilla para volver a la bici, todo eso ha hecho que pueda estar aquí, aunque quizás con un poco más retraso de lo que esperaba, de ahí que ahora sea una incógnita mi rendimiento en los próximos días”.