Alberto Contador quitó importancia a los segundos perdidos en la etapa de hoy. “Está claro que es mejor no perder tiempo”, dijo el líder del Tinkoff-Saxo, “pero espero que no sea demasiado problemático. Tenía que controlar a los tres y creo que Alejandro tenía que defender el podio en una etapa que le venía bastante bien. Es verdad que nos han recortado tiempo, ahora tengo que vigilar un poquito más a Froome en el día de Ancares, pero estoy contento con las sensaciones, han sido bastante buenas y es un día menos.”.

Alberto no quiso asumir él solo el trabajo de llegar hasta Froome. “Ellos también tenían intereses, especialmente Alejandro, por no perder la segunda plaza del podio. Tal vez he estado más frío de lo habitual, pensando también en la etapa del sábado”, explicó.

En todo caso, no fue una sorpresa el ataque de Froome. “Para nada, él iba a cola de grupo y estaba seguro de que cuando hubiera un paroncillo intentaría aprovechar. Ha cogido unos metros y por detrás nadie quiere tirar más de la cuenta para que no le remachen. Eso ha ayudado a que hiciera diferencias”, explicó Contador.

En la etapa del sábado, en Ancares, la carrera será distinta, dice Alberto. “No tiene nada que ver, Lo de hoy era una etapa tipo clásica y lo de Ancares es alta montaña, una etapa totalmente diferente a lo de hoy”.

Finalmente, Alberto Contador dijo que, en caso de haber ido solo, habría salido tras Froome. “Sí, seguro que hubiera ido con él”, dijo. “Quizás en uno días me lamento, pero ahora no le doy importancia”, concluyó.