(Artículo de Alberto Contador publicado el 2 de marzo de 2012 en el Diario Vasco en apoyo a la Vuelta al País Vasco).

Alberto Contador

Alberto Contador

Si hay una carrera de la que jamás hubiera creído que podría llegar a estar en peligro ésa es la Vuelta al País Vasco. Estos días me vienen a la cabeza muchísimos recuerdos increíbles de una ronda que fue la que empezó a darme un nombre como ciclista.

Es verdad que ganar la París-Niza de 2007 supuso mi explosión como corredor, pero antes de aquella victoria, la Vuelta al País Vasco de 2005 fue mi primera gran actuación en una gran carrera, cuando terminé tercero en la general y gané la última contrarreloj. Desde entonces, siempre he tenido una relación privilegiada con esta Vuelta y siempre he querido que formase parte de mi calendario, aunque a veces también haya tenido dudas por el nivel de exigencia que supone para el equipo.

Si esta carrera se quedase fuera del calendario sería una verdadera catástrofe para el ciclismo y para el deporte en general, no sólo por nosotros los corredores, sino porque sería darle la espalda a una afición como no hay otra en el mundo. Para mí es imposible pensar en un calendario sin la Vuelta al País Vasco y hago votos para que esta amenaza de suspensión desaparezca. Sería una pérdida irreparable.

 

Alberto Contador

(Article by Alberto Contador published March 2, 2012, in support of the Tour of the Basque Country)

 

 

Alberto Contador

Alberto Contador



If there’s one race that I never would have believed would fall into jeopardy, it’s the Tour of the Basque Country. These days, many, many incredible memories are coming to mind of the tour in which I started to make a name for myself as a cyclist.

It’s true that winning Paris-Nice in 2007 was supposed to be my explosion as a rider. But before that victory, the 2005 Tour of the Basque Country was my first great showing in a big race, when I finished third overall and won the final time trial. Since then, I’ve always had an exceptional relationship with this tour, and I’ve always wanted for it to form a part of my schedule, even though sometimes I’ve had doubts because of the level of demand it puts on the team.

If this race gets left out of the calendar, it would be a true catastrophe for cycling and for sport in general, not just for us, the riders, but because it would be giving the cold shoulder to fans who are like none other in the world. For me, it’s impossible to think of a race calendar without the Tour of the Basque Country, and I sincerely hope that this threat of cancellation disappears. It would be an irreparable loss.

Alberto Contador

 

By Alberto Contador